Como desprenderte de tus muebles de segunda mano con beneficios

muebles de segunda mano¿Precisas vender tus muebles usados? Vender los muebles de tu casa puede ser preciso en algún instante de tu vida: un cambio de decoración, una mudanza, una herencia…
Con su venta podrás lograr dinero para adquirir otros o, simplemente, recibir parte de lo que te costaron. Los muebles de segunda mano tienen buena salida, pero no es suficiente con decir “deseo vender muebles” o “deseo vender muebles viejos”. Necesitas de una estrategia.

Haz un inventario de los muebles que desees vender

Para vender muebles usados, has de saber qué piezas quieres vender y el estado en que se encuentran.
Agrúpalos por categorías: muebles de salón,dormitorio, baño, etc.. Descarta lo personal, como los colchones, si tienen mucho empleo.

– Separa los muebles en estupendas condiciones, de los que no lo están.
Ahora, de forma prudente, descarta los muebles que veas en malas condiciones. Olvida que son tuyos y ponte en el lugar de un posible cliente ¿ los adquirirías? Si la contestación es negativa, apártalos. Aunque son muebles de segunda mano, el comprador deseará que estén lo mejor posible.

– Buena presencia, incluso en los muebles usados
El mobiliario que vendas, sea pequeño o grande,debe estar limpio y lo más reluciente posible. Una buena apariencia y amabilidad en el trato harán, seguramente, un tercio de la venta.
Examina bien los cajones y las traseras. Y si hay algo que falle o falte (una puerta que no encaja, una llave perdida,…) notifícalo al comprador.

– Tasa tus muebles usados con criterio comercial
Valorar los muebles empleados es el momento en que la realidad, los sentimientos y los deseos lucharán entre sí.
No pienses en lo que pagaste por ellos. Han convivido contigo durante tiempo y les tienes cariño, pero son recursos usados y los años les han restado valor.
Es preferible venderlos más asequibles y deshacerte de ellos, que intentar lucrarte y tener que llevarlos a un punto limpio finalmente.
Fíjate si tienes alguna pieza interesante: vintage, vieja y tásala por separado.

– Contacta con las personas más próximas, que puedan estar interesadas.
Si vives en un vecindario en el que te conocen, haz saber a tus vecinos que vas a vender muebles. Puedes depositar unas notas en sus buzones (bien redactadas y cuidadas en su presentación) y asimismo invitarles a que contacten contigo. Te sorprenderás de la gente que te va a responder, aunque sea por curiosidad.

– Extensa tu radio de acción con anuncios en tiendas y comercios.
Para ampliar tu radio de influencia, pon anuncios y carteles en los comercios y centros comerciales de tu zona y entérate si hay alguna venta de garaje o puedes organizar la tuya (esto depende de las reglas y legislaciones locales).

– Anuncios en prensa de venta de útiles de segunda mano, papel y online.
Pon anuncios, con fotografías lo más cuidadas que puedas, en las webs y periódicos de ventas de segunda mano en papel y en Internet. Hay muchas y seguro que alguna existe en tu zona de influencia.
Si quieres vender online, pon fotografías de calidad y no olvides poner alguna medida de referencia, de forma especial en los lotes o bien confía en mediadores como Vacia tu Casa y olvídate de todo.
Por poner un ejemplo, “Vendo sofá de 2 metros de largo”. De este modo, y por comparación, se podrá calcular aproximadamente la medida y volumen de los muebles que no detalles.

– Tiendas de compra y venta como mueblessegundamano.wixsite.com.

Halla en tu localidad las tiendas que se dedican a la venta de muebles y útiles de segunda mano.

– Este tipo de comercio se encarga, primero de ver lo que vendes, entonces lo recoge en tu casa y los lleva a sus locales.
– Sobre el costo que has detallado ellos añaden una comisión (variable conforme tiendas y países) que oscila entre el 20 y el 30 % .
– Los contratos habitúan a limitarse a un tiempo, pero eso también depende de lo que acordéis la tienda y tu .

– ¿Vender tus muebles separadamente o no venderlos?
En el en caso de que hayas optado por ofrecer los muebles por lotes, posiblemente debas enfrentarte a la elección de separarlos para vender alguno o desamparar por venderlos juntos.
Aquí, también, lo mejor es poner los pies en el suelo. No puedes separar un juego de sillas, pero sí puedes vender mesa y sillas por separado. Deberás valorar pérdidas y ganancias.

Comments are closed.